Pienso en Olivia e irremediablemente pienso en todas esas chicas que con cada tuit suyo, con cada aparición o cada fotograma, la maldicen y ensayan sus poses. Naturalidad y profesionalidad a partes iguales. Regalo divino y trabajo constante.

Las imagino analizando cada rincón de su armario para poder sacar un bolso o alguna prenda que pueda combinar con parte de su estilismo, y fingir que lo ha descubierto por casualidad, a lo Paula Echevarría, lo de copiar digo, lo de saber llevarlo es harina de otro costal.

It girl, que término tan devaluado. Pensar que empezó con la sutileza de los movimientos del cine mudo.  La naturalidad surge, nace, se lleva. La cualidad "It". "Eso". La atracción absoluta. "Ello, ese extraño magnetismo que atrae a ambos sexos...Descaradamente, con autoconfianza, indiferente al efecto que produce". "Ello, demonios. Ella lo tenía" dijo Dorothy Parker de Clara Bow, la primera It Girl.

 Queridas bloggers, muy lejos queda de hacerse doscientas fotos y subir aquella del bolso con movimiento, cabeza ladeada y boca entreabierta, muy lejos, hasta ridículo. Déjenselo a las it girls, a las de la elegancia natural.

 Y una vez más la Palermo tiró de su más preciada arma. #Intimidad. #Romanticismo. #Carolina #Herrera. #Discreción. #Wedding.  Tiró de hashtag por seguir con el lenguaje blogger. 

b2ap3_thumbnail_olivia-palermo-boda.jpg

La reinvención de las bodas. Cuando uno está cansado hasta de lo que supone que es su temática favorita, cuando parece que todo se ha dado al marketing y nada es casual. Ni las fotos de niños. Me apeno de ellos y de sus madres que con absoluto fervor suben desenfrenadas fotos de los retoños buscando la aprobación de la comunidad. Llega ella dejando clara su naturaleza IT.

Idílico y soñador. Rompedor y transgresor. Sencillo y sobrio pero moderno y vanguardista. Icónico en cualquier caso. No podía ser menos. Para él no tengo palabras. Envidia de su percha. De blanco impoluto pero sin restar un ápice de protagonismo a la novia. Los It girls no entienden de protocolos, hacerlo sería una grosería.  

b2ap3_thumbnail_olivia-palermo-johannes-huebl-boda.jpg

El guiño a Manolo, al mundo cinéfilo y televisivo,  a SYP, a sus seguidores regalando fotos, a sus bloggers. Coherente y consecuente.

Lo de la falda de tul bordada con satén y seda y el sweater de cashmere, me tienen sin palabras. Gran trabajo Carolina. Gran confianza Olivia.